Ximénez-Spínola Brandy Diez Mil Botellas

76,20 IVA incluido

  • Bodega: Ximénez Spínola
  • Zona:  Jerez de la Frontera
  • Tipo: Brandy de Jerez
  • Variedad: 100% Pedro Ximénez
  • Grado Alcohólico: 40º

2 disponibles

Descripción

Ximenez Spinola es una bodega familiar que ha estado trabajando únicamente con la uva Pedro Ximénez desde 1729 en Jerez de la Frontera, una de las mejores zonas vitivinícolas del mundo y, sin duda, la mejor en cuanto a clima cálido de toda Europa. 

Ximénez Spínola Diez Mil Botellas se llama así haciendo referencia a la producción anual, que hacen de este Brandy todo un lujo. Elaborado a partir de 100% uvas Pedro Ximénez siguiendo la tradición familiar, destilado a partir de vinos Pedro Ximénez de la casa. Una vez destilados, los alcoholes extraídos se envejecen en toneles de madera de Castaño , que han sido previamente envinados con el Pedro Ximénez de pasas.

El Castaño era la madera principal de la tonelería en Jerez, antes de 1939, fecha en la que la deforestación provocada por la guerra civil, obligó a sustituirla por el Roble Americano. Este brandy permanece como mínimo 12 años en tonel de Castaño, antes de ser embotellado. Es decir que se trata del destilado más parecido posible al Brandy que se bebía en España hasta mediados del siglo XX. Nadie, salvo Ximénez Spínola, realiza a día de hoy ninguna elaboración parecida.

La singularidad del Castaño reside en que es una madera que no aporta excesivas notas astringentes. Sus sabores y aromas provienen del proceso oxidativo, siendo tan respetuoso con el producto original, que incluso ayuda a que se mantenga el recuerdo aromático y gustativo de la propia uva Pedro Ximénez.

En nariz es intenso pero no pesado, con aromas que recuerdan a la pasa y a la ciruela, propios del envinado de los toneles Pedro Ximénez en los que se envejece. La persistencia del aroma no viene de la madera y se debe básicamente a la oxidación , resultando en una fragancia elegante y de una intensidad nada agresiva.

En boca mantiene un equilibrio sereno, en el cual se puede apreciar la calidad del destilado de vino original envejecido. Tiene un sutil retrogusto de dulzor natural que ayuda a limar las aristas alcohólicas, hasta hacerlas casi imperceptibles. Los toques intensos de una madera envolvente que no aporta amargor lo hace especialmente agradable al paladar.